miércoles, 14 de diciembre de 2011

DESMIENTEN CON FUERTES ARGUMENTOS LAS AFIRMACIONES DE GABY WEBER

Desmienten teorías de periodista alemana sobre presuntas explosiones atómicas en la ría Deseado
"Es algo absurdo y descabellado"   


    Antonio Godoy, que formó parte de la tripulación del buque "Cabo San Bartolomé", desmintió categóricamente las teorías de la periodista alemana Gaby Weber, quien sostuvo, en varios artículos periodísticos, que en 1960 se habrían producido explosiones atómicas subterráneas en la ría Deseado con el objetivo de realizar una excavación para prolongar el lecho del río Deseado y aprovisionar de agua a la ciudad. El hijo del comandante de la nave recopiló material que también descalifica absolutamente los dichos de la periodista.

    "Yo pertenecia a un cuerpo denominado "Batallon de Construcciones" de la Armada Argentina. La misión nuestra era construir una rampa para la salida de los hidroaviones, que eran lanfibios, acuatizaban o aterrizaban tambien", explicó Godoy, de setenta y ocho años de edad, quien contradijo los conceptos de Weber al sostener que efectivamente ese tipo de vehículos se seguían empleando. "La Armada en ese tiempo contaba con tres aparatos... en ese momento que eran los que se estaban utilizando", apuntó
    Godoy aclaró que la embarcación "traía todo lo concerniente para la construccion de esa rampa, los camiones, el transporte para trasladar los materiales hasta la Bahía Uruguay y herramientas de mano, en fin, todo lo concerniente para poder llevar a cabo el trabajo que nos habian encomendado".  Entre los elementos se encontraban "picos, palas, algún tractor, alguna grúa, algunas cosas de aquella época, estamos hablando de hace cincuenta años", en resumen "lo necesario y con lo que se contaba en esa epoca para hacer una construcción de este tipo, cemento también".
   
    Nada que ocultar
    El militar retirado aclaró que "no se ocultaba nada", aunque aclaró que "no se permitía la entrada porque habiamos hecho un vivac ahi, donde se vivió en carpas para no estar viajando todos los días, pero nada que ocultar". "Era por razones de seguridad nada mas que no se permitía la llegada pero una vez que nosotros nos fuimos, que quedó todo hecho ya era un punto de visita, algo para ir visitar o ver", agregó, señalando que permanecieron en ese sitio unos seis meses alrededor de cincuenta hombres entre todas las jerarquías..
    Sobre la construcción de la rampa, explicó que "en ese momento para mover eso se usaron explosivos, el reglamentario que se usa en las Fuerzas Armadas para poder construir, ir buscando el rasante como para poder darle la pendiente necesaria para que el avión pudiese salir del agua".
    Tampoco utilizaron alguna indumentaria especial que podría haber correspondido a una tarea como la que describió la periodista alemana. "El uniforme que teníamos era el de faena diario que usábamos en todas partes", recordó Godoy, reiterando que se trató de "una obra de construcción como cualquier otra con todos los materiales y cosas de uso común".
   
    Oliva Day, enamorado de la Patagonia
    Durante la entrevista realizada en el programa radial Deseado Revista (FM DESIRE) mencionó al comandante de la nave, el capitán Marcos Oliva Day, a quien definió como "un enamorado de la Patagonia, sí, de todo el sur y ya lo teníamos de comandante en esa época. Después nos hemos encontrado en otros destinos pero siempre soñando con el sur. Él era de la Patagonia. Un hombre muy correcto, muy tratable, muy accesible, buen militar, buen marino".
    A su vez, el abogado Marcos Oliva Day, hijo del comandante del San Bartolomé recogió numerosa documentación que también descarta las afirmaciones de la periodista Weber, entre las que citó "un informe del sr. Francisco Riquelme, que era tripulante del San Bartolomé, que hizo trabajo de buceos en la zona, es un buceador histórico de nuestro país y que desmiente totalmente eso". Otro informe de un prestigioso doctor en física "dice que una explosion atómica se hubiera escuchado, por lo menos, a 40 km., que hubiera hecho temblar a Puerto Deseado, y la Bahía Uruguay está solamente a 20 km".
   
    Vulcanóloga Sruoga
    Otra documentación, elaborada por la doctora en geologia Patricia Sruoga "dice que es totalmente imposible, que si se hubiera producido una explosion atómica por mas mínima que hubiera sido el pueblo también lo hubiera sentido de una manera impresionante". Oliva Day (h) hizo referencia a las observaciones del perito Daniel Molina Carranza, experto en barcos, "que dice que el barco sí efectivamente estaba apopado porque todos los barcos de esa categoría son para varar, son para eso".         En este mismo contexto recuerda que un antiguo comerciante deseadense Alejandro Martinovic "fue tres o cuatro veces invitado por mi padre adentro de la bahía libremente". "Contaba que tambien iba en lancha el amigo Juan Yovanovich que era un amigo de mi padre, y le encantaba observar la naturaleza". "Yo nunca tuve la menor duda, cosa de sentido común, primero por lo que conocí a mi padre hubiera sido incapaz de hacer cualquier cosa que atentara contra la naturaleza", redondeó Oliva Day.
    Definió a la escritora alemana diciendo que "es una mujer que ha tomado tres cosas sueltas, sin empezar a hablar de que esto podría haber ocasionado el terremoto de Valdivia, el mas formidable que esta registrado en la historia de los volcanes. El famoso terremoto de Valdivia 9.5 en la escala de Richter. Tengo otros especialistas que dicen que es algo totalmente descabellado y ella insiste que esto podría haber sido la gota, una cosa absurda".

--------------------------------
UN TESTIMONIO DIRECTO   
"Soy Alejandro Blas Martinovic, tengo 82 años y un enorme cariño por Puerto Deseado, lugar donde nací al igual que todos mis hijos y la mayoría de mis nietos. Concurrí en varias oportundiades a Bahía Uruguay en el año '60 invitado por el comandante del barco, capitan de corbeta Marcos Oliva Day. Recuerdo haberlo hecho al menos tres veces a bordo de la embarcacíon, y otras tantas por tierra. En esas ocasiones oberservé los trabajos de construcción  de una rampa para hidroaviones. Tarea que insumió un esfuerzo considerable de los marinos. Tengo conocimiento que en varias oportunidades se hizo presente en Bahia Uruguay a bordo de su lancha el sr. Yovanovich, pescador y observador de naturaleza, quién informaba al capitán  sobre sus experiencias con los tiburones locales, ya que se encontraba también realizando estudios sobre las especies del mar Argentino, investigaciones que se plasmaron mas tarde en un libro. Sé que en esa época, otros vecinos también concurrieron a Bahia Uruguay sin que existiera alguna restricción. Jamás escuché una detonación o vi algo similar a una explosión atómica, ni en todos mis años de vida escuché a nadie comentar algo al respecto. Me resulta insólito, sorprendente y muy injusto que se pretenda sostener si quiera la posibilidad de que se hubieran efectuado experimentos nucleares en nuestra ría. Conocí profundamente al capitán Marcos y supe de su calidad de ser humano y su amor por la Patagonia y naturaleza. Hombre valiente que no aceptaba la llamada obediencia de vida, culto e inteligente. Nunca hubiera permitido que se realizara cualquier accion que pudiera afectar a la población o al medio ambiente".
---------------------------------