EL ORDEN DIGITAL

jueves, 6 de noviembre de 2014

VIVIR ENTRE AGUAS SERVIDAS, LA CONTRACARA DEL TURISMO, LA ECOLOGIA Y LA SALUD

Alfonso Redlich, vecino de Puerto Deseado, vive en la calle Tellier, y desde hace 25 años él y sus vecinos padecen en sus calles el desborde de aguas servidas, aguantando el mal olor y la contaminación que produce. El se siente preso en su casa ya que, esta esperando para ser trasplantado de un pulmón y por la cantidad de bacterias que produce este desborde le recomiendan no salir a la calle.
Nota y fotos de LATITUD 47, VIA PATAGONICA