EL ORDEN DIGITAL

martes, 28 de octubre de 2014

Francisco Sevilla: "En Argentina hay 500.000 chicos medicados por déficit de atención"


Francisco Sevilla, psicopedagogo, recomienda diagnóstico profesional y más horas de sueño


 

El licenciado Francisco Sevilla, quien dictó un curso sobre trastornos del aprendizaje en Puerto Deseado y otras localidades, sostuvo que " en estos momentos que vivimos en una etapa donde los estímulos visuales son los que más perduran, auditivos también, sin embargo en la educación trabajamos muy poco lo sensorial, y lo sensorial es vital por ejemplo para adquirir la lectoescritura y prevenir problemas de dislexia que son los casos de niños o niñas que confunden letras, alteran silabas, alteran palabras, leen en espejo". Advirtió que "hay que tener cuidado cuando se dice que un niño es hiperkinetico, impulsivo o tiene déficit atencional. En realidad lo que uno debiera ver es si en esa persona en distintos momentos se sostiene esa conducta y si en distintos ámbitos perdura esa conducta". 
500.000 chicos medicados con anfetaminas
En declaraciones al programa radial Deseado Revista, indicó que la mirada que plantea "es socio educativa, psicopedagógica, en contraposición a una mirada de medicalización que existe en la Argentina actualmente donde hay prácticamente más de 500.000 chicos en el país medicados con anfetaminas, que es un modelo que cuando es solo abordado desde ahí, resulta llamativo". "Tiene que haber un modelo que lo abarque desde lo socio educativo, psicopedagógico para ver si existe la posibilidad de la medicalización pero en realidad son muy pocos los chicos, situaciones extremas, donde esto ocurre. Y no es lo general", reflexionó.
En este contexto, recordó que "Argentina es el país de Latinoamérica que más niños en edad escolar tiene medicados con ritalina, que es el nombre comercial de uno de los medicamentos que tiene anfetamina, que lo que hace es condicionar los estímulos nerviosos para lograr que el sistema nervioso se mantenga relajado pero condicionado por un medicamento, una droga y esa persona no manifieste lo que el cuerpo necesitaría manifestar como inquietudes, en estos casos los problemas de atención". Subrayó que "hay que abordarlo de forma integral. Esos problemas pueden ser  o no por un daño orgánico, hay que descartarlo con un neurólogo, pueden ser o no por una conducta referida a la personalidad, en este caso intervendría un psicólogo o psicóloga o puede ser por una falta de atención que es lo primero que se precisa para tener concentración en el estudio  y que tiene que ver con los estímulos que usa un docente pedagógicamente. Ahí interviene un psicopedagogo". Instó a los padres a que "siempre consulten en primer lugar al profesional de cabecera, que es el pediatra. El pediatra es el primero que conoce al niño desde que nació, lo atiende. Después el pediatra determinará qué actitud tomar".
Diagnósticos profesionales
Con respecto a los juegos infantiles y los tiempos de los niños, dijo que "hay muchos papas que buscan una diversidad de actividades para mandar a sus hijos para tenerlos ocupados y el lugar del juego y del ocio no existe nunca, cuando en realidad es un tiempo que también debiera estar. Lo otro es cuando el niño, la niña, el adolescente, plantea tener muchas actividades porque motrizmente necesita estar activo. Eso debiera llamar la atención, y está planteado desde el niño". 
Ante la tendencia a dar diagnósticos prematuros o sin fundamentos propuso "a los padres sobre todo, y los docentes, que hay que observar a las personas y reitero, cuando este tipo de conductas se sostienen en el tiempo, se mantienen no sólo en la escuela, en la casa, en el club, un chico que por ejemplo hace catequesis, que va a scout, o chica que participa de otras actividades. Si esas conductas son repetitivas uno podría inferir que es una persona que tiene alguna desatención pero rotular con déficit de atención, discalculia, dislexia, sin tener la intervención de un profesional, con un diagnostico diferenciado es peligroso. Por eso hay que tener cuidado. Los rótulos a veces nos marcan mucho".
El profesional otorgó importancia a "algunas recomendaciones de carácter socio educativo que tienden a hábitos de alimentación y de descanso". "El primero -planteó- es que hay que tener una buena alimentación con el primer alimento diario importante. El desayuno es clave en un niño o un adolescente y también en un adulto porque si uno no desayuna correctamente a media mañana, la capacidad de concentración en el estudio o en el trabajo llega a una meseta que empieza a decaer plenamente". 
Déficit de sueño profundo
Sevilla destacó, asimismo, la necesidad del descanso ordenado al puntualizar que "las horas de sueño están determinadas entre 7 y 9 horas para niños y adolescentes, también para adultos. Algunos niños depende la edad escolar si son sala de 3 o jardín maternal por ahí necesitan más horas todavía pero de un sueño continuo". Puso como ejemplo que "hay chicos adolescentes que dicen que se acuestan a las 3 de la mañana y se despiertan a las 7 porque estuvieron jugando con la tablet o lo que fuera y después duermen una siesta de 4 horas pero eso no sirve, porque eso rompe la continuidad de un sueño profundo, que es necesario porque el sueño profundo lo que  hace es limpiar memorias a corto plazo". "El sueño profundo permite consolidar memorias a largo plazo y en la niñez y hasta los 14 años aproximadamente permite la producción de una de las hormonas fundamentales que es la hormona de crecimiento que se genera en el sueño profundo. Esto no lo digo yo que soy psicopedagogo, lo dicen los neurólogos que son los que estudian", concluyó.