EL ORDEN DIGITAL

jueves, 9 de octubre de 2014

OLGA TEJERINA, UNA MADRE JUJEÑA QUE PIDE JUSTICIA EN LA PATAGONIA

Llegué a Puerto Deseado en la búsqueda desesperada de una respuesta por la desaparición de mi hijo. Hoy, siete años después, reclamo justicia por su asesinato.
Jesús vino a este pueblo con la esperanza de un futuro mejor. A la distancia y por teléfono mi hijo me llamaba con frecuencia para contarme lo hermoso que era este pueblito del sur, me hablaba de su tranquilidad y de que en este lugar quería formar una familia.
El 16 de septiembre de 2007, escuché por última vez  su voz. Esa misma noche alguien, a quien todavía no puedo identificar con un nombre y una cara, le arrebató sus sueños, su esperanza, su vida. Segura de que Jesús se comununicaría conmigo, esperé impaciente que el teléfono sonara. Diez días después el teléfono finalmente sonó. A miles de kilómetros recibí la terrible noticia de que mi hijo estaba desaparecido.
Después de una intensa y larga búsqueda,el 4 de octubre, mi hijo, mi Jesús, fue hallado completamente lastimado en la profundidad de la laguna de prefectura. Desde el instante que me avisaron que Jesús había desaparecido , mi vida se transformó en lucha por saber la verdad, por encontrar culpables y que sean enjuiciados.
Quiero que Jesús descanse en paz, necesito que mi hijo pueda descansar en paz.
Hace años que tengo un sólo propósito: que se haga justicia y que el asesinato de mi hijo se esclaresca. Lo que le pasó a Jesús, le puede haber pasado a cualquier hijo del pueblo. Por eso les pido que se unan a mi pedido y se acerquen este sábado a las 19.30 Hs a las inmediasiones de la laguna de prefectura, allí lo recordaré y pediré justicia junto a todos los que me acompañen.


Olga Tejerina, mamá de Jesús López